Por mi hijo dejé de fumar

miércoles, 6 de julio de 2016




Mi abuela siempre fue una fumadora empedernida, tal vez esa referencia fue mi acercamiento más íntimo al tabaco a temprana edad, ahora entiendo que esos ejemplos marcan tendencias más adelante en la vida de uno. Fumé por cerca de una década, no lo puedo negar, me gustaba el cigarrillo y lo consideraba un compañero de vida.


Siempre fui de los que decía que moriría fumando, me disgustaba el olor que producía el cigarrillo, aún así, lo consumía a dirario, ese tipo de molestias no eran relevantes. 

Cuando supe que sería padre, empezó en mí a germinar una vaga idea, la misma que luego fue un deseo y terminó por convertirse en un proyecto personal, dejar de fumar era la bandera que ocupaba mi mente y a la vez la intranquilizaba.

No lo negaré, pospuse de manera cobarde la decisión definitiva, sólo fue hasta la noche antes del día del parto que mi conciencia se aferró a la fortaleza y dijo ¡no más!

Siempre escuché historias de gente que fracasaba al intentar dejar el cigarrillo, se frustraban o argumentaban no tener una razón poderosa para dejarlo. No puedo asegurar que un hijo sea motivo suficiente para todo el mundo, para mí lo fue.

Un viernes, pasadas las 20 horas, dejé de fumar; hoy la ansiedad es nula, hoy no imagino tener a mi hijo en brazos y estar oliendo a tabaco. No reprocho a los fumadores, pero desde que soy padre los evito, he llegado a adquirir cierta repulsión al humo del cigarrillo.

Al final me gustó mi nueva faceta de no fumador, sin contar con todos los beneficios que esto conlleva; recuperar el olfato, el gusto, oler bien, etc. Lo que pensé en un principio que hacía por mi hijo, lo hacía realmente por mí.

Para finalizar, déjame decirte que no hay excusa alguna para tener un bebé en casa y seguir fumando. Los daños que se pueden presentar en esta nueva y frágil vida son incalculables, así que ¡ánimo!, dejar de fumar es más fácil que pensarlo.



5 comentarios:

  1. felicito tu cambio, para tú bienestar, recuerda que si tu te quieres y te cuidas, así lo harás con quien amas

    ResponderEliminar
  2. Es un círculo; tomaste esta decisión de dejar el cigarrillo por tu hijo. Aveces nosotros como padres hacemos cosas que nos hacen mejores y nos benefician directamente por ellos y no por nosotros mismos. Ellos nos impulsan a ser mejores personas, por y para ellos. En realidad volviéndonos seres mejores, con nuestro ejemplo hacemos de ellos adultos mejores. Gracias por compartir tu experiencia!

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por tu decisión y sobre todo por tu fortaleza.creo sinceramente que nuestros hijos somos capaces de todo ;)

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por tu decisión y sobre todo por tu fortaleza.creo sinceramente que nuestros hijos somos capaces de todo ;)

    ResponderEliminar
  5. Te felicito! Qué bien que lo lograste. Es un vicio muy difícil de dejar, pero así tiene que ser corta de raíz. Qué bien por ti y tu hijo!

    ResponderEliminar